Haicken Law Personal Injury Lawyers

Home » Accidentes de construcción en Nueva York

Accidentes de construcción en Nueva York

Accidentes de Construcción en Nueva York

Me lesioné en un accidente en una obra en construcción. ¿A quién puedo demandar? ¿Puedo demandar a mi empleador?

La regla general en Nueva York es que usted no puede demandar a su empleador por lesiones sufridas en el trabajo. Existen ciertas excepciones muy limitadas que se analizarán en una publicación posterior. Consulte también un análisis que haremos más adelante sobre la doctrina del “empleado especial”.

Aunque no puede demandar a su empleador por las lesiones sufridas en el trabajo en una obra en construcción, usted sí puede demandar al contratista general y al propietario del edificio. Su empleador debe otorgarle los beneficios de indemnización por accidentes de trabajo, lo que los abogados denominan comúnmente “workers comp” aquí en Estados Unidos.

¿Qué cubre la “indemnización por accidentes de trabajo”?

En general, la indemnización por accidentes de trabajo cubre un número ilimitado de facturas médicas, posiblemente de por vida, y una parte de sus salarios caídos. El sistema de indemnización por accidentes de trabajo es una solución de compromiso. Usted no puede obtener dinero de su empleador por el dolor y sufrimiento, pero en cambio, no tiene que demostrar que su empleador actuó mal. Usted no tiene que demostrar culpa o negligencia; esto lo que se conoce como sistema de “responsabilidad objetiva”. ¿Se lastimó en el trabajo? No puede demandar para conseguir dinero en efectivo, pero se encargarán de sus facturas y cubrirán una parte de su salario para que usted no pase hambre mientras se recupera.

La indemnización por accidentes de trabajo es un área de la ley completamente separada y muy compleja. Si se lesionó en una obra en construcción en Nueva York, es absolutamente necesario que cuente con un abogado que conozca los detalles de este sistema tan extremadamente complicado.

Además de la indemnización por accidentes de trabajo, ¿puedo recibir dinero por un caso de lesiones en un accidente de construcción?

Sí, algunas veces.

La mayoría de las obras en construcción en Nueva York tienen un contratista general, además de muchos subcontratistas: plomeros, electricistas, herreros, carpinteros, etc. Son estos subcontratistas los que, por lo general, emplean a los trabajadores. Así que, aunque no pueda demandar a su empleador —al subcontratista de electricidad, de plomería, etc.— sí puede demandar al contratista general y al propietario del edificio.

Los accidentes de construcción en Nueva York están regulados por la legislación laboral de este estado. El artículo más importante de la ley laboral de Nueva York es el 240, es decir, “La ley del andamio”. Contrario a lo que dice su nombre, este artículo se aplica a cualquier “estructura” que se utilice en una obra, no solo a los andamios.

Todos los años se presentan muchas discusiones entre los abogados sobre lo que significa la Ley Laboral 241(6), pero esencialmente se reduce a esto: si un trabajador de la construcción se cae de algo, o sobre este cae algo, dicho trabajador tendrá derecho a la norma de responsabilidad absoluta contra el propietario del edificio y el contratista general.

¿Qué es la responsabilidad absoluta?

En este contexto significa que aunque el trabajador sea parcialmente responsable, incluso en un 99% del accidente, el propietario del edificio y el contratista general tienen legalmente la responsabilidad absoluta del accidente. Aunque parezca increíble, esta es la ley en Nueva York. La negligencia concurrente no es una defensa. En otras palabras, incluso si se puede demostrar que el trabajador contribuyó al accidente y fue negligente, eso no constituye una defensa. Al propietario del edificio y al contratista general se les considerará legalmente responsables del accidente en un 100%. La única forma en que el trabajador podría ser considerado responsable es si el propietario del edificio y el contratista general pueden demostrar que la culpa de la ocurrencia del accidente recae en un 100% en el trabajador de la construcción.

Para asegurarse de que reciba una indemnización adecuada por su caso de accidente de construcción en Nueva York, es importante que, tan pronto como sea posible después del accidente, hable con un abogado especializado.

El EQUIPO DE ABOGADOS de Haicken Law ha transado exitosamente innumerables casos de accidentes de construcción por millones de dólares, entre ellos:

  • 1.25 millones de dólares para un hombre de Queens en un caso de accidente de construcción en Nueva York.

  • 750.000 dólares para un carpintero sindicalizado del condado de Suffolk que resultó herido en un accidente con andamios en la ciudad de Nueva York. Un compañero de trabajo dejó caer un panel [de yeso] sheetrock de 40 libras sobre el cuello de nuestro cliente. Este quedó inconsciente y posteriormente se le diagnosticó una hernia discal. Intentó sobrellevar el dolor durante 4 años y finalmente se sometió a una fusión cervical.

  • 218.000 dólares para una peatona que tropezó y cayó sobre un material de construcción que, de manera negligente, habían dejado sobresaliendo en la acera. Diez años antes de este accidente, ella había sido operada de la parte baja de la espalda. La caída empeoró su estado y necesitó una segunda intervención quirúrgica.

El tipo más común de accidentes de construcción que se producen en la ciudad de Nueva York son los relacionados con andamios. La principal ley que rige los accidentes de la construcción en Nueva York, la Ley del Trabajo 240, se denomina a menudo “La ley del andamio”. A continuación se presentan algunos ejemplos típicos de accidentes con andamios.

  • Caída de objetos desde un andamio. Este es uno de los tipos más comunes de accidentes de construcción en Nueva York. Con frecuencia se tienen que subir los materiales de un nivel a otro. En el proceso de levantar los materiales, estos pueden caer cuando no están bien sujetos. Incluso si un trabajador de la construcción lesionado estaba supuesto a sujetar el objeto que le cayó encima, puede ser indemnizado por sus lesiones.

    La falta de rodapiés puede contribuir a que los objetos caigan o rueden de un nivel a otro. Los rodapiés vienen en todas las formas y tamaños, pero son esencialmente un listón, o barrera, en el borde de un andamio o de un techo que está allí para evitar que los objetos rueden hacia el nivel de abajo. También se colocan para dar a los trabajadores una idea de dónde está el borde y así evitar que se caigan.

  • Trabajadores de la construcción que se caen de los andamios. Este es otro ejemplo común de un accidente de construcción en Nueva York que puede evitarse por completo pero que ocurre miles de veces al año. En las obras se exige que se tengan protecciones para que los trabajadores no se caigan. Cuando se trabaja a cualquier altura, cada trabajador debe tener un arnés, unido a una cuerda de seguridad, que a su vez esté unida a un punto de anclaje. Si una sola pieza de esta ecuación falla, los resultados pueden ser mortales. Un trabajador puede ser indemnizado por sus lesiones, incluso si se le ha dicho que use un arnés y no lo hace. Según las normas de la OSHA, en los andamios siempre se requiere suficiente protección contra caídas, como el uso de barandas de seguridad. Los andamios a menudo se colocan deprisa para hacer los trabajos. Con demasiada frecuencia, los responsables de la seguridad en las obras de construcción no colocan correctamente todos los equipos de protección necesarios, lo que genera condiciones de peligro y caídas.

  • Zapatas de asiento defectuosas. La base de cada andamio tiene una placa metálica sobre una pieza de madera que toca el suelo. La madera está ahí para actuar como amortiguador entre el andamio metálico y el suelo. A esta barrera de madera se le conoce como zapata de asiento. Esta pieza de madera suele cortarse apresuradamente mientras se monta el andamio. Los códigos y reglamentos de construcción exigen que las zapatas de asiento estén al ras de la placa metálica superior. La zapata a menudo no se corta a ras de la placa y puede extenderse en el camino de los que pasan por ahí. Las zapatas de asiento mal mantenidas también pueden desprenderse y ser un peligro de tropiezo; asimismo pueden provocar que los andamios se tambaleen e incluso se vuelquen.

  • Volcado o desplome de andamios. Los andamios, cuando no se montan o mantienen adecuadamente, pueden volcarse o incluso desplomarse por completo. Sin las abrazaderas, los gatos de tornillo y los soportes adecuados, es más probable que los andamios no resistan el paso del tiempo. En Nueva York se han desplomado demasiados andamios que han causado lesiones a los trabajadores y a los transeúntes que pasaban por debajo.